29 de febrero de 2008

Ondrej Kúdela

Volviendo una vez más al pasado mundial sub-20 les voy a hablar de un jugador del equipo finalista, la República Checa, la cual cayó por 1-2 ante Argentina en la final del torneo, un gran escaparate para las jovenes promesas. Ondrej Kúdela (26-03-1987) es un centrocampista defensivo que juega como pivote por delante de la defensa llevando la responsabilidad de manejar todo el juego de su selección. Su actual equipo es el SK Kladno, aunque pertenece al Sparta de Praga, pero ha salido del club de la capital de la República Checa cedido en busca de minutos que lo avalen. Hasta el mundial sub-20 había pertenecido al FC Slovácko, donde llevaba desde 2005 y dode jugó 31 encuentros en dos temporadas, llegando incluso a anotar un gol a pesar de que no es un jugador nada goleador. Realmente Kúdela llegó al FC Slovácko en 1997 para comenzar a jugar en los escalafones inferiores del club. Su otro equipo de cantera fue el Viktoria Bojkovice, donde se curtió como futbolista desde 1993 hasta 1997. Kúdela es un jugador muy desconocido de momento, pero pronto se dará a conocer. En el mundial sub-20 jugó todos los partidos de su selección (7), y en todos jugó los 90 minutos, incluidas las prórrogas en los empates, nunca dejó de correr. Su mérito es grande ya que ha participado en prácticamente todas las categorías inferiores de la selección checa. Desde 2003 ha participado con la selección sub-17, 11 partidos, con la sub-18, 4 partidos, con la sub-19, 8 partidos, con la sub-20, 12 partidos y 3 goles y ahora con la sub-21 donde ya ha disputado 3 encuentros, un historial envidiable en lo que a nivel internacional se refiere. Kúdela es un centrocampista de carácter defensivo de 20 años que presenta un gran físico, es capaz de llevarse corriendo y luchando los 90 minutos de un partido, además es bastante fuerte. Tiene un gran toque de balón y gran calidad para sacar los balones desde la zona atrasada del campo para comenzar el ataque de su equipo. Quizás le falte pegada, pero esa no es su tarea, su tarea es la de contener los ataques rivales y eso lo hace a la perfección. Como buen jugador que es tiene mucha sangre fría y no se pone nervioso cuando un delantero viene a presionarle, siempre juega con bastante tranquilidad sabiendo lo que hace y con muy poquitas pérdidas de balón. Aun es pronto para adelantar eventos pero lo que es cierto es que este chaval apunta maneras. Quizás la próxima temporada jugando en el Sparta de Praga tenga más ocasiones de ser visto y de salir de la liga checa, condiciones tiene para jugar a un mayor nivel.





centralitas las palmas compra venta maquinaria Generator Diesel Incineracio animals companyia muebles oficinas venta barcelona